Alerta de Violencia de Género ineficiente.

 Alerta de Violencia de Género ineficiente.

Ante el incremento de los feminicidios y la violencia en general contra las mujeres, se abrió un debate en torno a la pregunta: ¿la Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres (AVGM) es un mecanismo eficiente para contener el acoso, los maltratos y su asesinato? Originalmente fue planteada como un mecanismo de protección de los derechos humanos de las mujeres único en el mundo (establecido en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia). Se supone que el objetivo de dicha medida era garantizar la seguridad de mujeres y niñas, el cese de la violencia en su contra y/o eliminar las desigualdades producidas por una legislación o política pública que agravia sus derechos.

Pero la realidad nos demuestra que decretar la AVGM no disminuye la violencia contra la mujer. Veracruz, por ejemplo, tiene dos alertas y los datos muestran que las mujeres viven un auténtico infierno. Al debate sobre la AVGM y su utilidad se une la investigación de Alejandra PadillaErika Lilian Contreras y Yareli Ramos, publicada en el portal Serendipia digital, que muestra los altos costos y el bajo impacto de dicha herramienta. La investigación consistió en dirigir 257 solicitudes de información a 136 dependencias y organismos de nueve estados (Estado de México, Morelos, Colima, Puebla, Nuevo León, San Luis Potosí, Oaxaca, Veracruz y Nayarit), así como a los 121 municipios en donde está activa la AVGM para tener acceso a las bases de datos de los gastos destinados a atender esta medida y a las facturas que comprueban estas erogaciones. Los hallazgos son contundentes: 71% de las solicitudes fueron respondidas en tiempo y forma por los sujetos obligados, pero sólo 27% de las dependencias estatales y los municipios reportaron gastos. El resto dijo “no ser competente para atender la solicitud, no haber erogado recursos para ese fin o no haber encontrado la información”. Desde el punto de vista de las finanzas públicas, una AVGM activa significa la inversión de recursos públicos para atender medidas de prevención, sanción y erradicación de la violencia contra las mujeres.

En total se reportan gastos por 479.6 millones de pesos para atender esta medida de emergencia: 60% de esos recursos fueron destinados a acciones de prevención de la violencia contra las mujeres, 18% a medidas de seguridad, y sólo 7% fue para medidas relacionadas con el acceso a la justicia y reparación del daño de las víctimas y sus familiares. En algunos estados, la AVGM se declaró desde 2015 (Estado de México y Morelos) y, en otros, la medida entró en marcha en 2019 (Puebla). No obstante, las entidades que han debido atender la declaratoria durante más tiempo no son las que más han gastado en ella: San Luis Potosí, en donde la medida fue activada en 2017, está en el primer lugar del gasto con 238 millones de pesos (49% del total). Mientras tanto, el Estado de México, la primera entidad en donde fue activada esta medida, comprobó haber gastado 36.7 millones de pesos desde 2015 (7% del total). Puebla, a casi dos años de su declaratoria, comprobó gastos por sólo 9.3 millones de pesos; por otro lado, Morelos, en donde la AVGM también está declarada desde 2015, demostró haber gastado 2.3 millones de pesos.

La investigación muestra que la impunidad no se combate con más dinero. De los primeros ocho estados con altos índices de feminicidios durante 2020, según los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, sólo tres reportan acciones para investigar y llevar a la justicia estos delitos: Colima, Nayarit y Veracruz. Las otras cinco entidades son Morelos, Nayarit, San Luis Potosí y Oaxaca (no reportaron gastos) y Sonora (en donde no ha sido declarada la AVGM). Queda entonces la pregunta: ¿No será momento de que los legisladores cambien los protocolos de la AVGM?.

Créditos: Excelsior

Digiqole ad

Noticias relacionadas