Paris vacuna a inmigrantes y pobres

El barrio multicultural de clase obrera de Seine-Saint-Denis, al norte de París, al principio tuvo problemas para hacer correr la voz sobre las vacunas entre una población con muchos inmigrantes que no hablan francés ni tienen acceso a una atención médica sostenida. Pero ofrecer la vacuna en sitios muy visibles y de fácil acceso parece estar cambiando las cosas. 

 Manuela Buval, de 53 años, esperaba el viernes que su hijo adolescente se vacunase en un parque público de Le Bourget. “Todos en el barrio vienen al parque. Ya sea cuando van a trabajar o para jugar con sus hijos”, comentó la mujer. De no tener a mano la clínica temporal de la Cruz Roja, Mona Muhammad, de 24 años, hubiera debido dejar a sus hijos en la casa de su hermana, del otro lado de París, para ir a un gran centro de vacunaciones que hay en las afueras de la ciudad. 

 El alcalde de Le Bourget, Jean-Baptiste Borsali, cree que el reciente anuncio del presidente francés Emmanuel Macron de que se requerirá un certificado de salud para poder realizar muchas actividades de la vida diaria hizo que subiesen los índices de vacunación en la región. 

Digiqole ad

Noticias relacionadas